¿Cuál es la cerradura más segura?

Seguramente ya habrás oído miles de veces que la seguridad total no existe y ninguna cerradura ofrece una imposibilidad total de ser asaltada, sin embargo hay diferencias importantes entre las que se encuentran en el mercado y es por ello que hay unas cerraduras más seguras  que otras, unas que son más fáciles de vulnerar en tanto que otras ofrecen mayor resistencia. Así que si el objetivo es hacerte con una cerradura de lo más segura este artículo te resultará de mucho interés.

Las cerraduras invisibles, una solución a los robos

La tecnología ha penetrado en todos los campos y es por ello que también en la cerrajería y especialmente en el diseño y fabricación de cerraduras ha entrado con fuerza, introduciendo innovaciones en los sistemas de protección de las puertas. Es así como hoy en día  existen cerraduras que son capaces de ponérselo muy difícil a los ladrones cuando intentan cometer un robo. Lograr la mayor seguridad para los hogares, los locales comerciales o las empresas es donde las principales marcas han enfocado sus esfuerzos para desarrollar nuevos productos. Uno de los máximos exponentes de este afán son sin duda  las cerraduras invisibles.

Son muchas las ventajas que las cerraduras invisibles ofrecen pero el cumplir con la función de mantener alejados a los ladrones del interior de su casa, es con seguridad lo que las hecho ser reconocidas como una de las mejores soluciones para evitar los robos.

Si estás pensando que debido al grado de protección que ofrecen las cerraduras invisibles, seguramente serán muy difíciles de instalar, te sorprenderá saber que no hay nada más alejado de la realidad, pues colocarlas es una tarea muy sencilla.

La anterior es una de las bondades que ellas ofrecen y otra de mucha importancia para la mayoría de las personas, es que pueden combinarse con cualquier otra cerradura que ya se tenga instalada en una puerta.

Según las estadísticas de la policía en el 80% de los ingresos a los inmuebles los ladrones utilizan el sistema de robo por bumping, de allí que al instalar una cerradura debe buscarse no solo que proteja adecuadamente la puerta, sino que lo haga específicamente contra este método.  La buena noticia es que las cerraduras invisibles incorporan un sistema anti-bumping de gran calidad, por lo que resultan altamente eficientes en este sentido.

Ventajas de las cerraduras invisibles

Una de las principales ventajas que presentan las cerraduras invisibles es que al ir instaladas en el parte interior de las puertas, es decir aquella que queda dentro del hogar, el negocio o el local comercial, no son visibles desde la parte de afuera, por lo que el ladrón no podrá manipularlas externamente.

Esta es sin duda la razón por la que las personas que instalan una cerradura invisible se sienten muy seguras y resguardadas cuando están en el interior de su casa

Cuando se habla de cerraduras invisibles en realidad a lo que se hace referencia es a su invisibilidad de cara al ladrón. Esto las convierte en mecanismos de protección altamente eficientes pues  al no poder ser manipuladas desde el exterior ni sometidas a ninguna técnica de ataque, es imposible forzarlas o violentarlas.

Supongamos por un momento que una determinada casa o negocio ha sido elegida por un ladrón para cometer un robo, pues al visualizar la cerradura que se observa desde el exterior, llega  a la conclusión que no le dará demasiado trabajo forzarla. Hasta ese momento seguro pensará que esta acción será muy fácil y que luego de unos pocos intentos libremente podrá ingresar al interior del inmueble. Su sorpresa será mayúscula cuando se dé cuenta que aun cuando mediante sus técnicas haya logrado violentarla en realidad no podrá lograrlo al estar la puerta protegida interiormente por una cerradura invisible. Su esfuerzo habrá sido en vano y el propietario se habrá librado de la acción delictiva contra su propiedad.

De nada le habrá valido utilizar una llave maestra para hacer ceder la cerradura, pues la puerta igual no se abrirá al estar protegida en el interior por una cerradura invisible, que al estar lejos de su alcance no podrá manipular.

Ante este grado de dificultad el ladrón tan solo habrá conseguido perder tiempo y esfuerzo, e inclusive hasta es posible que durante el proceso haya sido escuchado o visto por el propietario del inmueble o por algún vecino quienes de inmediato habrán llamado a la policía, con lo cual de permanecer en el sitio corre el riesgo de ser detenido.

El trabajo de un ladrón ha de ser rápido para generar los resultados esperados, pues la relación entre riesgo y tiempo es directamente proporcional. Es decir que la  probabilidad de ser encontrado por la policía mientras comete el delito  se hace mayor en la medida que el trabajo de abrir una puerta le tome más tiempo. Esto explica porque en ocasiones los delincuentes atacan unos inmuebles si y otros no. Es lo que se conoce  como robo de oportunidad, es decir que se comete el delito en el sitio que sea más fácil y se evitan los que ofrecen mayor resistencia.

Tal vez la pregunta que ahora muchos de los lectores se hagan sea ¿Cómo puede un propietario abrir una cerradura invisible desde el exterior si esta no es visible desde afuera? La explicación está en la forma de funcionamiento de esta clase de protección. Este tipo de cerraduras no disponen de una llave en el sentido tradicional ya que se operan mediante un mando a distancia de tal modo que al apretar un botón se genera la activación de los códigos que permiten la apertura.

Si luego de saber que una cerradura invisible funciona mediante un sistema de códigos te preocupa que alguien pueda interceptarlos y de ese modo abrir la puerta, seguramente te tranquilizará el enterarte que la gran mayoría de los modelos fabricados en la actualidad, incorporan un sistema de reprogramación que evita que un hacker logre identificarlos y acceder en el inmueble.

Cerrojos con cadena

Una de las formas más eficaces de proteger una puerta es mediante la instalación de una cerradura invisible y resultan además excelentes como mecanismo complementario de cualquier otro sistema de seguridad ya instalado. Evidentemente hacerlo significa un desembolso de dinero que tal vez no sea posible para todos, pero no por ello habrá que renunciar a reforzar la seguridad en una casa, un local comercial o en una empresa, pues afortunadamente existen otras opciones que también aportan buenos resultados.

Los tradicionales cerrojos de cadenas son una buena opción para quien no puede o no quiere desembolsar el dinero necesario para comprar una cerradura invisible. Son además perfectos para acompañar a cualquier tipo de cerradura que se encuentre instalada en una puerta convencional, al lograr reforzar la protección de las mismas y aumentar el grado de seguridad que ofrecen.  Pero además son compatibles con las puertas acorazadas y blindadas, si se opta por los modelos de mayor calidad que se fabrican en la actualidad.

Cilindros anti-bumping

En materia de seguridad, tal como ya fue expuesto anteriormente en este mismo texto es esencial que sea cual sea la cerradura que coloquemos en la puerta nos aseguremos de disponer de un sistema anti-bumping. Las cerraduras invisibles ya lo tienen integrado, pero si no es posible colocar una de ellas, entonces es indispensable validar si el cilindro de la cerradura que tenemos instalada es capaz de resistir este método de ataque. De no ser así,  lo más rápido que se pueda  debemos cambiarlo por uno que si ofrezca esta garantía.

En el mercado existen infinidad de marcas y modelos de cerraduras con sistema antibumping, pero dado que la protección se encuentra a nivel del cilindro, tan solo cambiando este es posible dotar a cualquier cerradura de este sistema de protección.

¿Cómo conseguir la puerta más segura del mundo?

Esta es una pregunta que seguramente la mayoría de las personas se formulan, pero la verdad es que la puerta más segura del mercado se consigue por una suma de factores que deben tomarse en consideración en el momento de seleccionar la que instalaremos en nuestra casa, local o empresa.

Si bien para muchos solo se consigue la puerta más segura del mundo instalando una puerta blindada o acorazada, no debe olvidarse que para que esta tenga los niveles de protección más elevados, lo ideal es instalarle una cerradura invisible, de cualquiera de los modelos de alta gama presentes en el mercado y además combinarla con alguno de los sistemas de alarma que también se ofrecen.

No cabe duda que la primera medida para garantizar la seguridad de una vivienda pasa por garantizar la puerta, pero también por reforzar las ventanas o cualquier otra abertura por donde resulte factible el ingreso de un ladrón. Recuerden que actualmente existen muchos tipos de sistemas de protección, por lo que lo mejor será usar una combinación de ellos para mantener al hampa alejada de un inmueble.